Programa Educación Consciente


«Necesitamos desarrollar a lo largo de nuestras vidas las capacidades que nos permitan
desarrollar nuestra humanidad para crear juntos una sociedad más justa, creativa y armónica.
La escuela debe servir a este glorioso propósito, y los guías educativos deben participar activamente
en la creación de este modelo.

Los equipos educativos deberían estar formados por personas que aman profundamente su trabajo
y más profundamente a los niños para los que trabajan; la interacción con ellos cambia la química,
estructura y funciones de sus pequeños cerebros y tiene un impacto colosal en su vida mental y emocional.»

Jorge Benito

Director del Programa Educación Consciente
Autor de «Educar para Sanar: Ciencia y Conciencia del Nuevo Paradigma Educativo»

Los estudios sobre el impacto del mindfulness o atención plena en el entorno educativo no pueden ser más contundentes: la memoria, la atención, la salud física y mental, la creatividad, la seguridad y la confianza en sí mismo, el procesamiento de la información, la capacidad de recuperación, la resolución de problemas, la regulación emocional, las habilidades sociales, la empatía y, por supuesto, los resultados académicos, mejoran significativamente. No es de extrañar por eso que cada día más y más instituciones educativas (públicas y privadas) están implementando programas de atención plena.

En la actualidad, esta práctica se considera un tratamiento eficaz para graves problemas como la agresividad, déficit de atención e hiperactividad, absentismo y ansiedad, tanto en niños como en adolescentes. La educación emocional y social, un enfoque que ha ido creciendo en los últimos años, combina perfectamente con la práctica de la atención plena. Ambas disciplinas nos permiten llegar a ser conscientes de lo que sentimos, de lo que nos mueve y motiva, y gestionarlo de una manera emocionalmente inteligente.

¿Qué hace único a nuestro programa?

Actualmente, muchas escuelas han implementado con éxito programas de atención plena. Nos parece algo útil y positivo, pero la mayor parte de estos programas carecen de lo que creemos son los puntos centrales de la práctica de la atención plena en el ámbito escolar:

Apropiados según la edad

Los programas de atención plena para escuelas no tienen en consideración las etapas de desarrollo del cerebro, que tal y como apunta la neurociencia son fundamentales para la correcta integración de estas prácticas de acuerdo a la edad de los niños.

Nuestro programa determina las mejores prácticas de atención plena de acuerdo con las etapas de desarrollo del ser humano. De la misma manera que un paramédico, en la escena de un accidente, no trata a un recién nacido, un niño de 10 años o un adulto de la misma manera (su fisiología es diferente y necesitan un cuidado diferente) nuestros ejercicios de atención plena son diseñados específicamente para cada grado, adaptados a lo que el ser humano necesita recibir realmente a esa edad. A veces nos sentamos en una silla y practicamos, mientras que otras veces necesitamos dar un paseo y mirar los colores alrededor, o sentir la hierba en los pies desnudos. Las prácticas de atención plena tendrán un mayor impacto en el estudiante cuando se adaptan a sus necesidades y sus estapas de desarrollo. Nuestro facilitador ayudará a los equipos educativos a encontrar la mejor manera de implementar prácticas apropiadas para cada edad en el plan de estudios académicos.

Identificación de las fuentes de estrés

Los programas de atención plena actuales no están apuntando hacia la enfermedad (estrés) del medio ambiente.

Cuando los medios de comunicación nos muestran estos pequeños reportajes acerca de las prácticas de atención plena en el aula, con todos los niños sentados en silencio, podemos descifrar un mensaje oculto y peligroso: “estos pequeños demonios, siempre haciendo ruido y molestando, ahora por fin están tranquilos. ¡Ya no molestan!”. Esto es una aplicación inapropiada y aséptica de la atención plena, carente de valores y principios éticos. Muchos niños (con razón) encuentran la educación como algo carente de sentido, por lo que de manera compulsiva buscan un sentido, en ocasiones molestando a los adultos. Las prácticas de atención plena no sólo se centran en sentarse tranquilamente en una silla. Se trata de buscar una manera consciente de vivir nuestras vidas. En un ambiente sano, los niños están física y mentalmente sanos. En un entorno enfermo, son diagnosticados con TDAH u otras enfermedades que se curan “mágicamente” si nos tragamos las píldoras correctas. Nuestro programa tiene como objetivo crear entornos educativos saludables y plenos de significado, entrenando a los guías educativos (profesores y familias) en las prácticas hábiles que crearán ambientes plenos tanto en las escuelas como en los hogares.

Formación

Maestros y personal administrativo

La integración de la atención plena en el ámbito educativo siempre debe comenzar con la formación del personal docente. Sólo después de haber sido entrenados y de integrar la práctica de la atención plena sobre una base diaria (sin práctica no hay cambios), van a ser capaces de aplicar creativamente esta disciplina en el currículo académico. De hecho, se ha demostrado que la eficacia de la puesta en práctica de la atención plena en el plan de estudios está directamente relacionada con la capacidad del maestro para comprender, integrar y regular la práctica de esta disciplina.

Cuando los maestros, a través de su propia práctica, mejoran su flexibilidad, atención, receptividad, escucha activa, empatía, generosidad, aceptación y paciencia en su relación con los alumnos, estos muestran una mayor disposición a practicar la atención plena con el fin de adquirir estas mismas habilidades que observan en sus guías educativos. Un maestro que practica la atención plena conecta con los estudiantes, y esta conexión permite que los estudiantes se abran a la posibilidad de integrar esta disciplina en sus vidas.

Los maestros se encuentran entre los profesionales con mayor riesgo de sufrir estrés crónico. Se enfrentan a situaciones muy delicadas a diario, muy a menudo con salarios inadecuados, falta de apoyo y recursos, y muchos estudiantes a su cargo. Algunos estudios están empezando a mostrar que los profesores quemados no sólo pueden sufrir fatiga psicológica, sino también agotamiento fisiológico: sus niveles de cortisol son tan alarmantes que su cuerpo ya no es capaz de responder eficientemente ante el estrés. Su estrés se vuelve crónico, y esto cambia su respuesta fisiológica al estrés, lo que crea un desequilibrio hormonal. La práctica de la atención plena ha demostrado ser tan eficaz en este sector profesional que se está considerando que los maestros aprendan e integren la atención plena desde el mismo momento en que inicien sus estudios universitarios.

La atención plena ha demostrado que proporciona bienestar, satisfacción y motivación a los equipos administrativos y educativos, y esto es especialmente significativo si tenemos en cuenta que muchos de estos profesionales están viviendo sus días más oscuros, con porcentajes alarmantes de equipos docentes consumidos, desmotivados y deprimidos.


Familias

¿Y qué hay de las familias? Más de lo mismo: tenemos que hacer que este conocimiento esté al alcance de todos, favorecer la adquisición de las herramientas que nos permiten madurar emocionalmente, autorregular nuestro sistema nervioso y fortalecer las funciones cerebrales superiores. Las familias recibirían inmensos beneficios directos. El estudio “Oxytocin enables maternal behavior by balancing cortical inhibition” muestra que los padres que se convierten en modelos emocionales de sus hijos, les permiten manifiestan una mayor activación de los circuitos corticales asociadas con la oxitocina -la llamada “hormona del amor”, un bioquímico que contribuye a la recuperación de miedo condicionado y despierta las regiones del cerebro relacionadas con los comporamientos sociales y la empatía-.

Regeneración Educativa

Sin embargo, la atención plena por sí sola no es suficiente para crear ambientes educativos sanos. Si el entorno educativo es estresante y cuenta con las características agresivas que muchas escuelas poseen, no servirá de mucho. Si encerramos a nuestros estudiantes, día tras día, en un aula llena de serpientes, y al final del día felizmente les proporcionamos el antídoto para todas las mordeduras venenosas que han sufrido … ¿qué sentido tiene? Por supuesto, el antídoto es mejor que nada, pero tenemos que ir más allá. Hay que deshacerse de las serpientes. Tenemos que acabar con el veneno, el estrés. Tenemos que crear entornos educativos que induzcan respuestas parasimpáticas en el sistema nervioso autónomo humano. La atención plena tiene que combinarse con una profunda regeneración educativa.

Impacto Social

En una sociedad donde las emociones son grandes desconocidos y los seres humanos, enajenados, no son conscientes de lo que sienten –o, en caso de que lo hagan, ignoran los motivos que les impulsan a sentirse de una determinada manera-, recibir el entrenamiento de la plena atención mental, comprender sus potentes efectos a nivel global, e integrar de esta práctica en nuestra vida cotidiana, tiene el potencial de transformar el mundo en pocas generaciones. La clave de nuestra libertad es la regulación de las emociones. Nuestra intención es proporcionar estas herramientas a tantas personas como sea posible, empezando por las escuelas y continuandopor donde haga falta. Creemos, y siempre creeremos, en una sociedad donde la educación muestra su máxima expresión mediante el acceso a nuestro más alto potencial  través de la bondad y el amor.

Atención y Voluntad

voluntadLa voluntad actúa a través de la atención dirigida, que magnifica, estabiliza, clarifica y da predominancia a un pensamiento respecto a otros muchos pensamientos. El logro principal de la voluntad es atender a un objeto y mantenerlo claro y fuerte en la mente, dejando que todos los demás (sus rivales por la atención y consiguiente acción) se disuelvan como estrellas que se desvanecen ante la luz cegadora del sol.

De acuerdo a las imágenes de resonancia magnética funcional, las neuronas que responden a un objetivo que atrae nuestra atención se activan más poderosamente que las neuronas que fueron activadas respondiendo a la distracción. El acto de prestar atención contrarresta físicamente las influencias supresivas de las distracciones cercanas. La información visual que llega no ha cambiado: lo que cambia es la respuesta que el cerebro da a esa información como consecuencia de nuestra atención dirigida. La atención voluntaria filtra la información indeseable.

Cada estímulo de nuestro ambiente exterior incide en nuestra consciencia tratando de llamar nuestra atención. Lo que nos predispone a recibirlo o a ignorarlo no es el estímulo en sí mismo, sino el estado de atención.

La introspección, la atención plena y consciente, redibuja los contornos de la mente, y haciendo eso reconecta los circuitos cerebrales. La atención es el elemento que hace posible la neuroplasticidad, y la voluntad es la virtud que permite esta transformación.

El esfuerzo volitivo es el esfuerzo de atención… el esfuerzo de atención es, por lo tanto, el fenómeno esencial de la voluntad.

William James

Coherencia: equilibrio psicofisiológico

El cerebro cortical no es la única estructura del cuerpo que participa en la regulación
de nuestro comportamiento, sino que el corazón también juega un papel determinante.

La neurocardiología ha encontrado que el corazón posee una sofisticada red neuronal tan extensa y compleja que puede ser definida como el “cerebro del corazón”, y que demuestra que es mucho más que una bomba de sangre: el corazón puede operar independientemente del cerebro craneal para aprender, recordar, tomar decisiones e incluso sentir. Mientras que el corazón responde ocasionalmente a las señales enviadas por el cerebro el cerebro responde constantemente al corazón a través de sus señales (electromagnetismo, señales neurológicas, señales bioquímicas y ondas de presión/biofísicas).

corazon cerebro

Este equilibrio puede lograrse fácilmente a través de nuestras técnicas de atención plena a la respiración y puede ser monitoreado a través de tecnologías que miden la variabilidad del latido del corazón (heart rate variability), determinada principalmente por la frecuencia y profundidad de la respiración, así como por un estado de relajación, seguridad, confianza y apertura.

Además, este estado de coherencia se refuerza cuando mantenemos estados emocionales positivos y cuando acitvamos una respuesta de relajación en nuestro sistema nervioso.

A través de la historia, el corazón había sido asociado metafóricamente a determinados estados emocionales como la compasión, la bondad o el altruismo. Ahora la ciencia comienza a mostrarnos que esta asociación no es metafórica, sino literal.

 

Durante momentos de estrés o durante procesos que nos sumen en emociones negativas, el patrón del ritmo cardiaco es irregular y desordenado, y las señales que viajan desde el corazón hasta el cerebro inhiben las funciones cognitivas superiores. Esto limita nuestra capacidad de pensar con claridad, recordar, aprender, razonar, tomar decisiones, prestar atención, resolver problemas o ser compasivos. Estudiantes y maestros bajo este patrón sencillamente no pueden aprender o enseñar. Su sistema nervioso desactiva estas capacidades para poder centrarse más eficientemente en hacer frente a la amenaza en forma de estrés.

En contraste, un patrón más ordenado y estable generado por respiración consciente o estados emocionales positivos tiene el efecto opuesto: facilita la función cognitiva y refuerza sentimientos positivos y estabilidad emocional. Mantener emociones positivas tiene el efecto demostrado de beneficiar nuestra salud, la calidad de nuestros pensamientos y nuestra percepción de la realidad.

¿Sabías que...?

Cuando esa sensación de carga permanente que llamamos estrés se produce, ya sea en forma de situación real o imaginaria, una cascada de acontecimientos dramáticos e instantáneos tienen lugar en nuestro cuerpo. Nuestro sistema nervioso, mediante la detección de este miedo, estrés o ansiedad, entra en el modo de lucha o huida, el llamado el sistema nervioso simpático, causando más de 1.400 respuestas físicas y químicas conocidas, y la activación de más de 30 diferentes hormonas.

El pensamiento se centra intensamente en la situación estresante, y cualquier otro estímulo es rápidamente rechazado por el cerebro. Nuestra capacidad intelectual se ve afectada, ya que las áreas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas no tienen suministro de sangre. Estados tales como la compasión, la gratitud y la generosidad también se desactivan porque no ayudan a resolver el conflicto.

Más importante aún, nuestros mecanismos biológicos del aprendizaje literalmente se desactivan. No podemos aprender. La respuesta de lucha o huida no es un momento para aprender, sino para luchar o escapar del conflicto.

Una vez que se resuelve el conflicto, el sistema nervioso vuelve naturalmente a la llamada respuesta de relajación, el sistema nervioso parasimpático, y nuestras funciones cerebrales superiores vuelven a estar operativas en todo su potencial.

El estrés es absolutamente necesario. Sin embargo, nuestra sociedad (y nuestras escuelas en muchos muchos casos) han condicionado un estilo de vida donde los niveles de estrés no se equilibran con los niveles de restauración y reparación, la denominada respuesta de relajación.

Maestros, estudiantes y familias necesitan aprender cómo obtener esta respuesta de relajación con el fin de crear un ambiente educativo sano. De lo contrario, todos los esfuerzos caerán en saco roto.

Todo esto (y mucho más) es lo que enseñamos en nuestro Programa Educación Consciente.

Nuestro Programa

Desarrollamos este programa a través de 3 fases:

  1. Entrenamiento de la mente (8 semanas)
  2. Implementación de la práctica de la atención plena en el plan de estudios (2-4 sesiones)
  3. Implementación y seguimiento/coaching (un año escolar)

Fase 1

Durante 8 semanas (9 sesiones) enseñamos a los participantes la base de la práctica de la atención plena. Diariamente nuestros participantes practicarán la regulación de sus estados emocionales utilizando tecnología de biofeedback (ojos abiertos) y la práctica de ejercicios de atención plena específicos (ojos cerrados). Facilitador y participantes mantendrán contacto constante y retroalimentación en tiempo real. Nuestro programa está diseñado para maximizar nuestro esfuerzo a la hora de establecer (o revitalizar) la práctica diaria.

SESIONES:

  • Una sesión semanal que describe la conexión cuerpo/mente y los mecanismos naturales que todos tenemos disponibles para regular nuestro sistema nervioso
  • La ciencia fisiológica acerca del proceso de transformación que está ocurriendo en el cuerpo

INSTRUCCIÓN:

  • El desarrollo de la capacidad de observar y notar las energías en el cuerpo que llamamos emociones
  • El foco está en el estado emocional de seguridad
  • Descondicionamiento de los patrones habituales de pensamiento inconscientes a través de la atención plena

INCLUYE:

  • Uso de la tecnología de retroalimentación biológica para ayudar en la coherencia más profunda
  • Sesiones de práctica semanal en grupo (1,5 horas)
  • Práctica de biofeedback
  • Soporte diario a los estudiantes que lo requieran
  • Audios guiados para descargar
  • Guía de usuario
  • entrenamiento Post-programa (como se describe a continuación)

Fase 2

Después de 8 semanas de entrenamiento y práctica de la atención plena, los participantes se reunirán de nuevo para discutir la mejor forma de implementación de la atención en el plan de estudios académicos de la escuela. Nuestros facilitadores del programa participarán en estas sesiones.

TEMAS:

  • La práctica de mindfulness (ojos cerrados)
  • El uso de la tecnología de retroalimentación biológica (ojos abiertos)
  • Juegos de atención plena (grupales e individuales)
  • Identificación de las fuentes de estrés en el entorno escolar
  • Identificación de las fuentes de estrés en el entorno familiar
  • Regulación emocional

 

Fase 3

Durante el próximo año escolar, las prácticas de atención plena se implementarán gradualmente en la escuela. Nuestro equipo hará un seguimiento con:

  • Email
  • Skype
  • Interpretación de los datos biofeedback
  • Entrenamiento

Nuestro programa es una entidad viviente. Después del curso básico de 8 semanas, los maestros y las familias participarán en la creación de una comunidad educativa plena. Con las habilidades, la práctica diaria y la experiencia, trabajan en conjunto con nuestro equipo para garantizar que el programa de atención plena conduce a nuestro objetivo general: la creación de una escuela saludable que refleje las expectativas de las almas de nuestros hijos. Tras participar en una escuela saludable, saldrán al mundo en busca de crear una sociedad sana, armónica, plena. Si nuestra escuela continúa estando enferma, los niós y jóvenes van a reproducir los mismos patrones en el futuro y participarán en la creación de sociedades enfermas, aceptándolas como lo normal, pues fueron condicionados a creerlo así.

No utilizamos la atención plena para narcotizar la actividad de los infantes, sino para ayudarles a traer consciencia de lo que surge, lo que necesitan y lo que les ayuda a co-crear el ambiente educativo que les llevará a un desarrollo saludable y no represivo.

Facilitador

Jorge Benito

Jorge Benito

Jorge Benito es co-autor del libro “Educar para Sanar: Ciencia y Conciencia del Nuevo Paradigma Educativo”. Su amplia experiencia en el campo de la creación artística, incluyendo teatro, la escritura, la ilustración y el diseño, lo llevó a convertirse en Director de Desarrollo de la Escuela Caracol, una escuela Waldorf intercultural ubicada en San Marcos La Laguna, Lago de Atitlán, Guatemala.

Practicante experimentado de atención plena, estudiante de neurociencia (HarvardX – Harvard online training), facilitador y tutor del Curso Online de Atención Plena de Mindfulness Exercises, escritor e investigador científico independiente, Jorge es el creador del Programa Educación Consciente.

¿Preguntas?

Contacta con nosotros y te atenderemos personalmente

Pin It on Pinterest

Share This